Despedida religiosa

Como bien dijo nuestro amiguito Enrique, una experiencia religiosa nunca está de más. Es poco común pero habra quienes guarden su virginidad hasta el matrimonio, y para esas parejas nada mejor que una despedida religiosa, una verdadera experiencia religiosa. Nos aventuramos a daros unas pautas celestiales:

- Misa: muy importante la ubicación del altar; si la boda se celebra en el pueblo de la novia, la misa de despedida, en la ermita del pueblo del novio. Una breve ceremonia, sin cura pero con el amigo más chistoso como maestro de ceremonias (en próximos post detallaremos el orden de la liturgia)
-Ofrenda: en toda casa de abuela en los pueblos encontraréis una estampita de una virgen. Situaos delante de la misma y haced una ofrenda floral del santo sacramento que se va a tomar, el santo matrimonio.
– Peregrinación: tomando como punto de partida el lugar de la ceremonia consumiréis, religiosamente, un vino en cada uno de los bares, tascas o bodegas que encontréis (y si no encontráis, lo buscáis)
– Curso prematrimonial: para que se vayan haciendo a la idea, pasad una noche de convivencias sometiendo a la novia a comprometidos test. Comprobaréis si está preparada para dar el paso.
Absoluta Semana Santa.

Etiquetas:

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (4)

  • Petri

    |

    Cuanto tiempo sin escuchar esta canción…

    Responder

  • Sor

    |

    o casi una experiencia religioosa……….

    Responder

  • Pili

    |

    Felices fiestas a todos…..

    Responder

  • deme

    |

    Sin duda original el post…

    Responder

Deja un comentario